Alergólogo en Barcelona, alergias en invierno

¿Alergias en invierno? Tu alergólogo en Barcelona te explica cuáles son y cómo combatirlas

¿Sabías que las alergias estacionales no son exclusivas de la primavera? Nuestro alergólogo en Barcelona recibe muchos casos en su consulta de molestias que aparecen en pleno invierno… y no es de extrañar. Son muchos los factores que pueden desencadenar síntomas en la estación más fría del año y el polen es uno de ellos. Aunque parezca extraño, el polen también puede hacernos pasar malos momentos más allá de la primavera. En concreto, entre finales de enero y principios de marzo se producen más alergias provocadas por las plantas que polinizan en épocas diferentes a la primavera, las cupresáceas.

¿Y cómo puedo distinguir una alergia al polen de un simple resfriado? Tal y como indica el alergólogo, Gustavo Perdomo, si en los días soleados y cálidos, o los días de más viento, notas que te pican los ojos, sufres lagrimeo, estornudas con más asiduidad, sientes un intenso picor nasal o congestión nasal, la respuesta es clara. A priori, son síntomas que pueden inducir a pensar que te estás resfriando, pero si esta situación dura más de una semana, y sucede de manera persistente, provocando una secreción más líquida, un picor intenso en los ojos o la nariz así como en los bronquios, consulta a tu alergólogo en Barcelona.

La calefacción, los humidificadores y el moho

El uso de los humidificadores en invierno también puede ser un foco de alergias en pleno invierno. Ante los fríos meses invernales, es habitual encender la calefacción, la cual, a su vez, acaba resecando el ambiente de las estancias. Por ello, muchas personas opta por los humificadores para contrarrestar esa sensación de habitación reseca, aparatos que suelen propiciar la aparición de moho y humedad en algunas zonas de la casa. Por ello, si no supervisas con asiduidad este aparato puedes estar provocando un escenario mucho más alarmante: aquel en el que aparecen los hongos, causa directa de sintomatologías vinculadas a una alergia. Este hecho también sucede en las viviendas situadas en el litoral, donde es más habitual la humedad. Por ello, el consejo principal supervisar con mayor asiduidad la aparición de humedades y moho en el hogar para evitar la aparición de hongos.

Ácaros y pelos de mascotas

Otros factores habituales que pueden desencadenar en alergias son los ácaros del polvo y los pelos de las mascotas. Todos sabemos que es un problema persistente, pero es cierto que en la época más fría del año tendemos a ventilar mucho menos las habitaciones y ello acaba provocando una mayor concentración tanto de ácaros del polvo como de pelos de las mascotas.

¿Qué podemos hacer para evitar las alergias propias del invierno?

Nuestro especialista en alergología en Barcelona recomienda los siguientes consejos para evitar las alergias propias del invierno o, en la medida de lo posible, atenuar sus consecuencias:

 Ponte en manos expertas. Este sin duda es el mejor consejo de todos. Pide cita con el doctor Perdomo, tu alergólogo en Barcelona, y descubre si sufres algún tipo de alergia y cómo debes tratarla.

Ventilar diariamente el hogar para evitar la concentración de ácaros del polvo, pelos de mascota o la sequedad en las estancias de tu hogar como consecuencia del uso continuado de la calefacción.

Cuidado de las mascotas. En el caso de que tengas animales en casa y seas alérgico/a s su pelo, se recomienda bañarlos con más asiduidad así como limpiar su entorno habitual (su caseta, cama o alfombras) más a menudo y, como decíaamos antes, ventilar las estancias de manera frecuente.

Utilizar deshumificador. Tal y como señala el doctor Perdomo, tu alergólogo en Barcelona, en invierno se recomiendan unos niveles de humedad por debajo del 40% para evitar la proliferación de microorganismos como los hongos, que puedan desencadenar alergias. Para conseguirlo, el deshumificador puede ser tu mejor aliado.

Aspirar con las ventanas abiertas. Ya lo decíamos antes, es importante ventilar con asiduidad las habitaciones del hogar para evitar la concentración de ácaros o pelos de mascotas, entre otros factores que pueden provocar alergias en pleno invierno. Pero un consejo muy útil es que, en el momento en el que vayas a pasar el aspirador por tu casa, abras las ventanas siempre que sea posible.