Alergias cutáneas, cómo diferenciarlas. PB Clinical

Tu alergólogo en Barcelona te ayuda a reconocer los diferentes tipos de alergias en la piel

Dermatitis atópica, de contacto, urticaria… La alergias cutáneas son motivo cada vez más frecuente de consulta con nuestro alergólogo en Barcelona, ya que la piel, al ser la capa más externa del organismo, está más expuesta al contacto con posibles alérgenos, tanto naturales como artificiales. El picor es uno de los primeros síntomas de las reacciones inflamatorias, sin embargo no todas son de origen alérgico y aprender a reconocerlas es clave para encontrar el tratamiento adecuado que ayude a aliviar los síntomas, a evitar que las lesiones se infecten y a prevenir episodios futuros. Hoy nuestro especialista en alergología en Barcelona nos habla de los diferentes tipos de alergias en la piel, por qué se producen, cuáles son sus síntomas y cómo pueden tratarse.

Urticaria

La urticaria es una de las lesiones más comunes de las alergias cutáneas. Se caracteriza por la aparición súbita de erupciones en la piel como habones y ronchas, con enrojecimiento acompañado de un intenso picor, síntomas que suelen duran menos de 24 horas en la misma localización. Las causas más frecuentes de esta alergia de la piel son reacciones a determinados alimentos, como frutos secos o mariscos, medicamentos, picaduras de insectos e incluso inhalación de sustancias, contactos con agua muy caliente o fría o exposición a la luz solar.

Puede manifestarse de forma leve o acompañarse de un cuadro más grave y de mayor repercusión para la salud, que es el angioedema. Este último suele aparecer en los párpados y los labios y afecta a las mucosas respiratorias, dificultando el paso del aire por la laringe, provocando nauseas y vómitos y pudiendo desencadenar en algunos casos un shock anafiláctico, razón por la cual precisa de tratamiento especializado y urgente.

Lo primero que debes hacer si experimentas cualquiera de los síntomas enunciados, es acudir a nuestro alergólogo en Barcelona para que estudie tu caso y, tras realizar todas las pruebas diagnosticas necesarias para la identificación de los alérgenos que pueden ser causa de estas alteraciones cutáneas, encuentre el tratamiento más adecuado para ti, sea a través de la administración de antihistamínicos u de otros productos para el cuidado de la dermis que servirán para proteger tu piel ante reacciones futuras.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica una enfermedad inflamatoria de la piel de naturaleza crónica y recurrente, que puede aparecer en la primera infancia y que ocurre en personas que por predisposición genética son más propensas a sufrir alergias. De hecho, la mayoría de veces viene asociada a las alergias estacionales, la rinitis, el asma o las alergias alimenticias. Se caracteriza por la aparición de picor, enrojecimiento, sequedad y eccemas, habitualmente en cuello, muñecas y pies en edad adulta y en cuero cabelludo, párpados, pliegues de codos y rodillas en bebés y niños. La principal diferencia con la urticaria es que sus lesiones suelen ser planas y descamativas, su distribución es variable y permanecen fijas durante varios días.

Sus causas son variadas y van desde infecciones, estrés, el contacto con elementos irritantes y químicos, los jabones, el agua, los climas secos y fríos y otras alergias, por ejemplo al polen, el moho, los ácaros del polvo o el pelo de animales.

Tratar el picor en la dermatitis atópica es fundamental para evitar el rascado y por lo tanto la sobreinfección. Los alergólogos recomiendan hidratación de la piel, el uso de esteroides en forma de pomadas y la aplicación de medicamentos inmunomoduladores tópicos, recordando siempre la importancia de acudir a una especialista para que haga un diagnostico más preciso y suministre el tratamiento más adecuado a cada caso.

Dermatitis alérgica de contacto

La dermatitis alérgica de contacto constituye otra de las causas más frecuentes de consulta en nuestra clínica de alergología en Barcelona. Sin embargo, a menudo se confunde con la dermatitis irritativa de contacto, debido a que sus síntomas son parecidos. Nuestro alergólogo nos aclara que las principal diferencia entre las dos es que mientras en la dermatitis irritativa de contacto no está implicado el sistema inmunológico y la inflamación es consecuencia del daño que sufre la barrera cutánea al entrar en contacto con la sustancia irritante, la dermatitis alérgica de contacto es una reacción de hipersensibilidad en la que sí está involucrado el sistema inmunológico, el cual genera una respuesta inflamatoria ante el contacto de un determinado alérgeno con la piel.

Generalmente los alérgenos requieren exposiciones repetidas para causar una sensibilización en la piel. Es decir, puede que necesitemos un tiempo de contacto prolongado, meses o incluso años, para desarrollar esa sensibilidad y que la dermatitis se manifieste. Pequeños puntos, enrojecimiento, picor, pequeñas vesículas o descamación en la piel son las lesiones más típicas de la dermatitis de contacto por alergia y se manifiestan más frecuentemente en manos, cuello y cara. Puede estar producida por metales, cosméticos o productos de uso habitual, siendo el níquel una de las sustancias que con mayor frecuencia la desencadena.

Si crees que tu dermatitis puede deberse al contacto con alguna sustancia que te provoque alergia es muy importante que vengas a PB Clinical para que tu alergólogo descubra qué te lo ha producido mediante las pruebas epicutáneas o el test del parche. El tratamiento más eficaz es evitar los alérgenos, tras haberlos identificados, aunque corticoides tópicos y las cremas hidratantes y reparadoras pueden servir para reducir los síntomas y aportar alivio a la piel, siempre bajo indicación de un especialista.

En nuestra clínica de alergología en Barcelona tratamos todas las alergias cutáneas desde la más absoluta precisión. Por ello, trabajamos con un diagnóstico íntegro y adoptamos determinadas medidas de prevención para evitar posteriores episodios, al tiempo que regeneramos el tejido dañado y minimizamos las posibles secuelas