En nuestra clínica de alergología en Barcelona sabemos que las alergias alimentarias suelen generar muchas dudas. ¡Aprende a reconocer sus síntomas!

Síntomas de la alergia alimentaria por nuestra clínica de alergología en Barcelona

En nuestra clínica de alergología en Barcelona sabemos que las alergias alimentarias suelen generar muchas dudas ya que sus síntomas pueden confundirse con las intolerancias o con otras afecciones y llevar a menudo a un autodiagnóstico erróneo. Es posible que los dos o tres primeros episodios de una reacción alérgica sean más leves y por lo tanto no se identifiquen como tal y, al repetirse el problema, se empiecen a asociar a un alimento en concreto. En este momento empieza la preocupación por saber cómo esta alergia puede afectar a nuestra salud y a nuestras actividades diarias y cómo deberíamos enfrentarnos a ella.

Hoy, de la mano de nuestro alergólogo en Barcelona, te traemos toda la información de los síntomas más comunes de la alergia alimentaria: para que aprendas a reconocerlos y acudas lo más rápido posible a un especialista que te realice las pruebas pertinentes y te prescriba el tratamiento más adecuado a tu caso.

Qué es una alergia alimentaria y en qué se diferencia de una intolerancia

Tal y como hemos comentado anteriormente, es habitual confundir alergias con intolerancias, por eso, antes de empezar a hablar de los síntomas, nuestro especialista en alergología en Barcelona nos aclara la diferencia básica entre estas dos afecciones: la alergia alimentaria es una reacción a alimentos con causa inmunológica, mientras que en la intolerancia solo está implicado el metabolismo.

Entrando más en detalles, una alergia se produce cuando tenemos contacto con un alérgeno, es decir, una sustancia que el organismo percibe como una amenaza y para defenderse de ella desencadena una respuesta inmunológica exagerada que se manifiesta con un proceso inflamatorio en diversos órganos del cuerpo. Aunque es cierto que se puede ser alérgico a cualquier alimento, hay algunos que tienden a causar más reacciones que otros: la leche, el huevo, los frutos secos (especialmente las nueces y los cacahuetes), el marisco, el trigo, la soja y el pescado.

La intolerancia, sin embargo, se produce cuando el organismo no es capaz de procesar o digerir un compuesto de los alimentos, lo que puede causar problemas digestivos como náuseas, vómitos, inflamación y dolor abdominal, retortijones, episodios de diarrea y, en algunos casos, problemas dermatológicos o endocrinos. Las intolerancias más comunes y que por sus síntomas pueden ser confundidas con una alergia, son la intolerancia a la lactosa y al gluten. A pesar de ser molestas y tener un impacto en la calidad de vida, no suelen ser tan peligrosas o graves como las alergias.

Cuáles son los síntomas de una alergia alimentaria

Lo primero que debes saber es que los síntomas no siempre se manifiestan de la misma forma, sino que difieren en naturaleza, intensidad y tiempo. Algunos aparecen aisladamente y otros combinados, algunos son leves y otros muy graves y algunos puedes presentarse de forma inmediata y otros retardada.

En cuanto a los tipos de síntomas que deberían hacernos sospechar una alergia, hay algunos más comunes que otros. Dado que el mecanismo de defensa que hemos mencionado anteriormente está presente en casi todo el organismo, la respuesta alérgica puede manifestarse en distintas partes del cuerpo como la piel, los órganos del aparato digestivo y respiratorio o incluso el sistema cardiovascular.

Los síntomas más comunes, que van de leves a moderados, incluyen:

  • A nivel de piel: aparición de ronchas, sarpullidos y un tono rojo, así como hinchazón en los párpados o en los labios. Estos síntomas suelen manifestarse de forma inmediata, aproximadamente a los 30-60 minutos y en muchas ocasiones desaparecen al cabo de una o máximo 3 horas y no vuelven a ocurrir hasta que consumimos nuevamente el alérgeno.
  • A nivel respiratorio: congestión nasal, tos seca, estornudos, picor en la garganta, picor ocular y ojos llorosos. Igual que los anteriores, aparecen al cabo de poco tiempo de ingerir el alérgeno y pueden ser leves o más intensos.
  • A nivel digestivo: náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarrea. Estos síntomas suelen manifestarse de forma retardada y a menudo se confunden con los de la intolerancia.

En la mayoría de casos estos síntomas, a pesar de ser muy molestos, no van más allá, pero hay veces en las que las cosas se complican y las reacciones alérgicas pueden ser muy prejudiciales para la salud y, en algunas ocasiones más graves, llegar a ser letales para la persona que las padece. Por ejemplo, la inflamación en la garganta puede ser tan severa que llegue a dificultar o bloquear por completo las vías respiratorias manifestándose como una sensación de no poder respirar ni tragar saliva, hasta llegar a provocar una crisis asmática. Otra de las manifestaciones de alto riesgo tiene que ver con el sistema cardiovascular: la persona afectada puede experimentar dolor en el pecho, mareos, confusión, debilidad y llegar a desmayarse, debido a la bajada repentina de la presión arterial.

Y para terminar, en el peor de los casos, una persona que sufre de alergia alimentaria grave, podría tener un choque anafiláctico al entrar en contacto con el alérgeno  y esto podría provocar incluso la muerte.

Como hemos comentado al principio, hay que tener en cuenta que las alergias a los alimentos pueden aumentar gradualmente en gravedad. Un alimento que en un primer momento produjo unos síntomas de leve intensidad y poco molestos, puede provocar reacciones más violentas en ocasiones posteriores y convertirse en un problema muy serio para la salud si el paciente continua comiéndolo. Esto se debe a que los anticuerpos se vuelven más agresivos cuando se encuentran nuevamente con una sustancia que consideran nociva. Por esa razón, desde nuestra clínica de alergología en Barcelona recordamos la importancia de un buen diagnostico inicial.

Si presentas uno o varios síntomas de los que hemos mencionado, no llegues a conclusiones por tu cuenta, ya que en alguna ocasiones podrías pensar que no padeces de una alergia alimentaria porque tu malestar no es tan grande. Acude a Pb Clinical y nuestro médico alergólogo en Barcelona realizará todas las pruebas necesarias para diagnosticar tu problema y te recomendará el tratamiento y las precauciones necesarias para que empieces a sentirte bien y mejores tu calidad de vida.