La alergia al sol se manifiesta con sarpullidos o ampollas. Sigue los consejos de nuestro alergólogo en Barcelona.

Protégete de la alergia al sol: 5 consejos de nuestro alergólogo en Barcelona

En cantidades moderadas las radiaciones ultravioletas del sol son beneficiosas para la salud y el bienestar, ya que aportan a nuestro organismo la dosis necesaria de vitamina D. Nuestro alergólogo en Barcelona, sin embargo, nos recuerda que la exposición excesiva al sol puede desencadenar diferentes afectaciones en la piel e incluso, problemas oculares. Esto sucede, especialmente, en personas con sensibilidad a la luz solar o fotosensibilidad.

¿Qué es la llamada alergia al sol y cuáles son sus síntomas?

La forma más común de alergia solar es la erupción polimorfa o polimórfica lumínica. Se puede manifestar con sarpullidos o ampollas en la piel, generando molestos picores. Esta fotosensibilidad ocurre con mayor frecuencia en personas de piel muy blanca. También suele llamarse fotodermatosis a este desorden cutáneo, provocado o agravado por las radiaciones electromagnéticas del sol u otras fuentes artificiales. La irritación de la piel, ocasionada por la alergia solar, suele repetirse año tras año y por ello, desde nuestra clínica de alergología en Barcelona  te recomendamos llevar un control pautado con tu alergólogo de cabecera y además, te sugerimos que pongas en práctica estos 5 consejos básicos, para mejorar el estado de tu piel durante las vacaciones y cada vez que te expongas al sol:

1. La sombra y una crema solar de protección elevada, tus mejores aliados      

Los toldos o las sombrillas no protegen totalmente contra la radiación solar. El hecho de salir a la calle ya implica una exposición a la luz ultravioleta que afecta especialmente a las personas con fotosensibilidad. Como norma básica hay que evitar los rayos solares en las horas centrales del día, porque entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, la radiación es mucho más intensa. Tu alergólogo en Barcelona te recomienda usar una crema de protección solar factor 50, que proteja tanto de los rayos UVA como de los rayos UVB. Unos 30 minutos antes de salir de casa debes aplicar 2 miligramos por centímetro cuadrado de crema protectora y renovarla, como mínimo, cada 2 horas.

2. Lleva siempre tus gafas de sol

Tu médico especializado en alergias te recomienda usar gafas solares con un índice de protección del 99% – 100% frente a los rayos UVA y UVB, para evitar molestias y daños oculares. Por ello, lleva siempre tus gafas solares contigo

3. Usa un sombrero que te proteja y ropa holgada que no sea excesivamente delgada

El mejor hábito es vestir con tejidos naturales, de algodón, preferiblemente tupidos, ya que los rayos solares pueden atravesar la ropa delgada. Además, es importante llevar gorra o sombrero que cubra el rostro y proteja los ojos y la cabeza.

4. Bebe abundante agua y consume diariamente frutas y verduras

Es importante evitar la pérdida excesiva de agua y consumir alimentos ricos en vitaminas C y E. Por ello, no olvides salir a pasear con tu botella de agua y consume diariamente frutas y verduras que te aporten las vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que tu cuerpo necesita.

5. No realices tratamientos por tu cuenta

Si sufres de fotosensibilidad acude a un alergólogo para que te haga un estudio personalizado de la piel y te dé recomendaciones específicas para tu caso. En el caso de erupciones persistentes o graves, suspende los baños de sol y contacta con tu médico de confianza, ya que puede ser necesario un tratamiento con medicamentos. En cualquier caso, nunca debes automedicarte. Cuando las erupciones sean severas, también es posible que tu alergólogo de confianza decida suspender o sustituir algún medicamento que tomes habitualmente.

¿Tengo que protegerme del sol durante todo el año?                                     

La respuesta es sí. Es importante protegerse del sol durante todo el año, especialmente en el caso de personas con cierta sensibilidad a la luz solar. Incluso en los días nublados, los rayos ultravioleta afectan la piel. Está claro que la aparición de  erupciones polimórficas lumínicas toman mayor protagonismo en primavera y durante el verano por el incremento de las horas de sol, pero una persona sensible a la luz debe cuidar su piel durante todo el año.

Si cada vez que tomas el sol te salen pequeñas erupciones en la piel y se vuelven cada vez más molestas, ven a PB Clinical, tu clínica de alergología en Barcelona, para que te realicemos un diagnóstico que determine que realmente se trata de una alergia al sol y para descartar que los síntomas no son por causa de otras posibles patologías.