Nestro alergólogo en Barcelona nos ayuda a desmontar algunos de los mitos más comunes alrededor de las alergias

Nuestro alergólogo en Barcelona te aconseja: falsos mitos alrededor de la alergia

El antihistamínico engorda, intolerancia y alergia son lo mismo, las alergias se heredan… ¿Te suena? Hoy nuestro alergólogo en Barcelona nos ayuda a desmontar algunos de los mitos más comunes alrededor de las alergias y nos da algunos consejos para saber cómo actuar frente a síntomas y a posibles efectos secundarios de los fármacos.

Los antihistamínicos engordan. No todos

Cuando hablamos de medicamentos siempre tenemos que tener en cuenta la posibilidad de efectos secundarios y las pastillas para la alergia no están exentas de estos. Uno de los mitos más populares sobre el consumo de antihistamínicos es que provocan aumento de peso y esto se convierte en una de las principales preocupaciones de los pacientes que acuden a nuestra clínica de alergología en Barcelona.

Pero, ¿el antihistamínico engorda de verdad? Lo cierto es que no, o al menos no todos. Los antihistamínicos se pueden clasificar en 3 grandes grupos: de primera, de segunda y de tercera generación. Son precisamente los  de primera generación los que deprimen el sistema nervioso central y, al inhibir los receptores serotoninérgicos, causan alteraciones en la función del apetito: más hambre, en horas en las que no estamos acostumbrados a comer y con sensación de no poder saciarnos. Esto a lo largo del tiempo provoca que nuestro organismo se acostumbre a comer más y más veces durante el día y nos haga ganar unos kilos de más.

Así que si estás tomando algún medicamento para la alergia y has empezado a notar un aumento de peso, te recomendamos acudir a uno de nuestros profesionales expertos en tratamientos de alergia en Barcelona para que evalúe tu situación, estudie la posibilidad de cambiar el tratamiento en caso de que fuese necesario y te proporcione una serie de recomendaciones para llevar unos hábitos alimenticios y un estilo de vida más saludable. El espectro de posibilidades en cuanto a tratamientos para las alergias es muy amplio, de manera que solo es necesario encontrar los que mejor adapten a cada caso y a cada organismo.

Una intolerancia alimentaria es una alergia

Intolerancia y alergia fácilmente se confunden por sus síntomas similares, pero en realidad son conceptos distintos. Son muchos los pacientes que antes de acudir a un alergólogo hacen su propio autodiagnóstico: algunos creen padecer una alergia cuando no es el caso y otros sí tienen alergia, pero primero tienden a pensar en otra causa.

Para desmentir este mito, te contamos que la diferencia principal entre las dos afecciones es que las intolerancias no involucran el sistema inmune, mientras que las alergias sí. La intolerancia alimentaria es una reacción del sistema digestivo ante un alimento u otra sustancia, debido a un déficit de enzimas en el organismo que impide metabolizarlo correctamente. Suele provocar malestar general en el sistema digestivo como náuseas, gases, retortijones, diarrea etc..

En el caso de las alergias alimentarias se producen porque nuestro sistema inmunitario percibe que una sustancia es nociva para el organismo y, en consecuencia, actúa de manera desproporcionada a causa de la ingesta mínima de un alimento que contiene este alérgeno, provocando una serie de reacciones que pueden ser prejudiciales para la salud: presión de garganta, dificultad respiratoria, ronquera, vómitos, dolor de estómago, urticaria, disminución de la tensión arterial, entre otros.

Como ves, un buen diagnóstico desde el principio es clave para no equivocarse y no correr el riesgo de empeorar nuestro estado de salud. Así que ante cualquier duda sobre síntomas que has empezado a notar, acude a una clínica de alergología donde un equipo de profesionales junto a las técnicas más completas para el estudio de todo tipo de alergias, te indicarán el tratamiento más adecuado para tu caso.

Si llegas a la edad adulta sin ningún tipo de alergia, no la vas a desarrollar

Que la alergia no puede aparecer en adultos es otra de las afirmaciones que hemos oído más de una vez. ¿Es cierto? Nuestro alergólogo en Barcelona resume la respuesta en una frase: la alergia es una patología que no tiene edad. Esto quiere decir que puede aparecer en cualquier momento de la vida, de 0 a 100 años, porque se desarrolla más tarde o bien porque nunca se ha diagnosticado debido a la falta de contacto con el alergeno en cuestión. Lo que sí es cierto, y es algo que hemos podido comprobar con los pacientes que acuden a nuestra clínica de alergología en Barcelona, es que existen alergias más comunes según el grupo de edad. Por ejemplo, las alergias alimentarias (huevo, leche, frutos secos), se suelen manifestar durante la infancia y las alergias respiratorias, alimentarias y a medicamentos es más probable que se presenten en edad madura.

A veces la causa de que aparezca una alergia es un cambio en nuestra vida: por ejemplo, hormonal tras el embarazo o durante la menopausia, un traslado a un nuevo lugar de residencia o del trabajo donde entremos por primera vez en contacto con mucho polen, la exposición por primera vez a algo que nuestro cuerpo rechaza, o el estrés, el cual debilita el sistema inmunológico.

En PB Clinical disponemos de las herramientas y tecnologías necesarias para diagnosticar y tratar cualquier alergia y mejorar la calidad de vida de los pacientes, tengan la edad que tengan.

 Las alergias se heredan

Una de las preocupaciones que tienen muchos padres que sufren de algún tipo de alergia es que sus hijos puedan ser alérgicos a lo mismo. Nuestro alergólogo en Barcelona nos da una buena noticia: las alergias no se heredan ni tienen siempre un componente genético. Sin embargo, debemos saber que la sensibilización alérgica forma parte de un grupo de enfermedades complejas en las que hay una fuerte interacción entre genes y factores ambientales y por lo tanto lo que sí se puede heredar es el riesgo o la tendencia a ser alérgico, es decir la condición atópica, pero no la alergia en sí. Esta es tan solo una probabilidad, ya que está comprobado que un paciente con predisposición genética, incluso con pruebas cutáneas positivas, puede no llegar a tener síntomas alérgicos nunca al exponerse al agente causante de la sensibilización.

Las alergias se pueden curar

Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibimos por parte de nuestros pacientes, pero lamentablemente también es un mito. Las alergias no tienen cura, ya que una vez diagnosticadas se convierten en problemas crónicos, pero la buena noticia es que hay maneras muy efectivas para tratarlas, aliviar sus síntomas y conseguir llevar una mejor calidad de vida. La primera y la más sencilla es limitar al máximo la exposición a los alérgenos que desencadenan las reacciones. Sin embargo esto no siempre es posible y entonces es necesario recurrir a tratamientos como la inmunoterapia o la farmacología que nos permite controlar los síntomas y en algunos casos mejorar y controlar la enfermedad alérgica hasta el punto de controlarla en su mayor parte.

Como ves, hay muchas cosas que aún no sabes sobre las alergias y su funcionamiento, así que esperamos haber despejado algunas de tus dudas. Tanto si tienes síntomas que no has experimentado nunca y sospechas que padeces alguna alergia, como si ya estás siguiendo algún tipo de tratamiento y tienes ciertas preocupaciones, en nuestra clínica de alergología en Barcelona encontrarás unos médicos especialistas dispuestos a proporcionarte toda la información que necesites para que te sientas más tranquilo. ¡Te esperamos en PB Clinical!