Consejos de nuestro alergólogo en Barcelona si tienes alergia a los gatos - PB Clinical

Nuestro alergólogo en Barcelona informa: qué hacer si tienes alergia a los gatos

La alergia a los gatos es una de las más “populares”. Seguro que tú mismo o alguien de tu entorno ha experimentado síntomas cuando hay un gato cerca. Pero solo si acudes a nuestro alergólogo en Barcelona sabrás que lo que realmente provoca la alergia no es el pelo del animal, sino la caspa de su piel.

En efecto, el lagrimeo, el picor de ojos y los estornudos que se experimentan cuando se es alérgico a los gatos están provocados por una reacción a una proteína presente en la piel de los felinos y que se libera con la caspa. Cuando estos aseados mamíferos se lamen, esta extiende por todo el cuerpo, de manera que cuando acariciamos al animal o bien cuando se le cae el pelo, entramos en contacto con el alérgeno.

Así que si tienes alergia a los gatos, nuestro alergólogo en Barcelona advierte que si quieres evitarla lo mejor es no estar cerca de ninguno. Ahora bien, tener una mascota tiene efectos a nivel psíquico y afectivo que son muy positivos, así que tampoco hay que ser drásticos a la hora de decidir si tienes que deshacerte de tu gato. Siguiendo una serie de pautas puede minimizarse considerablemente el riesgo de sufrir una reacción mientras sigues conviviendo con tu peludo amigo.

Medidas para minimizar la alergia a los gatos

1 Eliminar la caspa del gato

Limpiar al animal con una loción específica reduce mucho el riesgo a sufrir una reacción alérgica. Los productos que se comercializan para eso suelen ser bastante efectivos y su precio razonable, por lo que si el nivel de la alergia no es muy severo, se trata de una buena solución. Una persona no alérgica debe cepillar primero al gato y aplicar el producto a contrapelo frotando con un trapo, para eliminar la caspa. En principio, con una aplicación semanal, que se irá espaciando en el tiempo, una persona alérgica puede convivir perfectamente con el felino sin sufrir prácticamente ningún episodio.

2 Evitar alfombras y moquetas

Dado que el principal problema es entrar en contacto con la proteína de la caspa del gato, si tenemos la casa poblada de alfombras y otros tejidos donde es fácil que se acumule, será difícil evitar una reacción. Nuestro alergólogo en Barcelona recomienda que, igual que sucede con la alergia a los ácaros, eliminemos del hogar las moquetas o alfombras y optemos por vinilo, corcho, parquet y otras soluciones bonitas y cálidas para el suelo. En cuanto a las cortinas, mejor sustituirlas por estores con acabado plastificado, en cañizo o bambú, donde no se acumulará la temida caspa del felino.

3 Mantener al gato fuera del dormitorio

Por mucho que adoremos al gato, si podemos mantenerlo lejos del dormitorio, tanto mejor. Debemos acostumbrarlo a no entrar en las habitaciones, ya que las colchas y sábanas que nos cubren mientras dormimos pueden llegar a acumular grandes cantidades de caspa y no es cuestión de pasar malas noches. Así que si cerrar la puerta y acostumbrar a tu mascota a que es “zona prohibida” mejorará enormemente tu calidad de vida si padeces alergia a los gatos.

4 Elegir una raza menos “alérgica”

Obviamente, si ya tienes mascota no vas a cambiarla, pero si en algún momento puedes elegir, hay razas de gato que por sus características sueltan menos caspa y, por lo tanto, provocan menos alergia. Razas como el Devon Rex, el gato Balinés, Gato sphynx y otras razas de origen oriental producen menos alérgenos, aunque como aclara nuestro alergólogo en Barcelona, eso no significa que no puedan provocar nunca una reacción: hay que tomar las mismas precauciones que con el resto de las razas.

Como ves, el hecho de que te diagnostiquen alergia a los gatos cambiará tu vida, pero no implica que debas renunciar al cariño de tu felino. Si sigues los consejos que te hemos dado desde nuestra clínica de alergología en Barcelona podrás convivir con tu amigo y controlar cualquier posible reacción.