Consejos de nuestro alergólogo en Barcelona para combatir la alergia a los ácaros - PB Clinical

Consejos de nuestro alergólogo en Barcelona para combatir la alergia a los ácaros

La alergia a los ácaros es una de las afecciones por las que más gente acude a nuestro alergólogo en Barcelona y sin duda es la más común de las alergias respiratorias.

Quizás no sepas que los ácaros son residentes normales y habituales de nuestro hogar. Son muy pequeños y casi invisibles al ojo humano pero su presencia nos puede llegar a provocar estornudos, picor de ojos, lagrimeo, tos, mucosidad y cansancio. ¿Su fuente?: el polvo, los animales domésticos y las partículas del exterior que llegan a través de la ropa y los zapatos.

¿Eliminar los ácaros es posible? Sí, pero no al 100%. Lo que sí podemos hacer es evitar algunas situaciones y adquirir buenos hábitos de limpieza en el hogar que nos ayuden, en el caso de que haya alguien en la familia que sufra de alergia a los ácaros, a convivir con el problema de la mejor manera posible.

A continuación, nuestro alergólogo en Barcelona, nos deja una serie de consejos o recomendaciones que debemos seguir para combatir la alergia a los ácaros y minimizar la exposición a ese alérgeno.

Consejos para combatir la alergia a los ácaros de nuestro alergólogo en Barcelona

1. Mantén controlada la humedad

Controlar la humedad del ambiente dentro del hogar es fundamental para empezar a combatir la alergia, ya que los entornos húmedos favorecen la reproducción de los ácaros. Intenta que tu casa tenga una humedad máxima en torno al 45% y 55% y ventila cada día las habitaciones aunque sea otoño o invierno. En las estaciones más frías, debido a la calefacción y a una menor ventilación de nuestros hogares por las condiciones climáticas, es precisamente cuando los alérgicos a los ácaros del polvo llegan a sufrir mayores molestias.

2. Aspira y friega de forma frecuente

A los ácaros les gusta estar en cualquier rincón de nuestro hogar, pero tienen cierta debilidad por la ropa de cama, colchones, tapicerías, cojines, sofás, alfombras, textiles y peluches. Y esa es una de las razones por las que la ventilación diaria no es suficiente para mantenerlos alejados. Si quieres reducir el número de alérgenos en casa, debes aspirar y fregar las habitaciones con frecuencia, así como limpiar con asiduidad las tapicerías y muebles. Para quitar el polvo es mejor utilizar trapos húmedos para así levantar la menor cantidad de polvo posible.

3. Lava la ropa de la cama con agua caliente

El dormitorio es la habitación más importante y en ella hay que aumentar las precauciones. Piensa que las camas son, sin duda alguna, el lugar preferido por los ácaros pues los colchones, debido a la combinación del calor húmedo que desprendemos al dormir y a la presencia de partículas de polvo y células de piel, ofrecen las condiciones perfectas para que puedan desarrollarse.

Por eso no queda más remedio que lavar con frecuencia la ropa de cama, especialmente las fundas de almohada. La manera correcta de hacerlo para eliminar al 100% los restos de ácaros es con agua muy caliente. Como medida extra, lo ideal es que tanto el colchón como la almohada estén protegidos con una funda transpirable e impermeable, y también que de vez en cuando los aspires con un cabezal de cepillo especial para quitar el polvo que se incrusta en lo más profundo.

4. Cepilla y limpia pelo y patas de tu mascota

Si en casa tienes mascotas, estás aún más expuesto a los ácaros que pueden depositarse en su pelo. Para evitar que te provoquen alergia, puedes poner en práctica varias medidas de higiene y limpieza. Por un lado, cuando regreses a casa después de pasear con ellos, es conveniente pasarles una toalla húmeda por las patas y evitar que suban a la cama o al sofá. Por otro, hay que cepillar su pelo y aumentar la higiene, dándoles baños de manera más frecuente.

5. Empieza con buenos hábitos antes de entrar en casa

La mayoría de los ácaros provienen de partículas del exterior que llegan a través de la ropa y los zapatos que llevamos. Así que una buena costumbre es quitarse los zapatos y cambiarse al llegar en casa para evitar llevarnos los ácaros por todo el suelo o los textiles.

El felpudo también es un foco de gérmenes, así que mejor opta por una alfombrilla lavable en la puerta de acceso a tu hogar.

¿Te han resultado útiles estos consejos para combatir la alergia a los ácaros? Si tienes cualquier duda y quieres saber si tus síntomas son causados por los ácaros del polvo u otros alérgenos de interior, ven a PB Clínical y nuestro alergólogo en Barcelona te hará un diagnostico detallado y te aconsejará sobre la posibilidad de iniciar un tratamiento. No lo dejes pasar, porque… ¡Respirar mejor es fundamental para disfrutar de una vida más saludable!