Cómo actuar ante una picadura de medusa - alergólogo en Barcelona PB Clinical

¿Cómo actuar ante una picadura de medusa? Nuestro alergólogo en Barcelona te da las claves

Es verano y, como todos los años, a nuestra clínica de alergología en Barcelona acuden muchas personas aquejadas de picaduras de medusa, tan molestas como comunes en nuestro litoral. En un día de playa, tomarte un baño puede acabar siendo un fastidio y convertir una jornada de relax y disfrute en una experiencia frustrante. Pero ¿corre peligro nuestra salud cuando nos pican las medusas? ¿Qué es una medusa? ¿Qué efectos tiene en nuestro organismo? ¿Qué podemos hacer si nos ocurre?

Desde nuestra clínica de alergología en Barcelona te damos las claves para que sepas cómo actuar ante una picadura de medusa.

¿Qué es una medusa?

A diferencia del legendario monstruo de la Grecia Antigua, que transformaba en piedra a todo aquel que la mirara fijamente a los ojos, la medusa (con minúsculas) es un ser mucho más prosaico. Llamada también aguamala, malagua o lágrima de mar, sus diversos nombres nos dan una pista de lo que significa encontrarte con ella y que te fastidie un refrescante chapuzón. Es un animal marino gelatinoso en forma de campana con su correspondiente manubrio colgante, rodeado de tentáculos urticantes (cnidocitos, se llaman), responsables del clásico y molesto escozor que nos produce su tacto. Se calcula que llevan unos 500 millones de años defendiéndose así de sus enemigos bajo la superficie del mar.

¿Qué nos hace una picadura de medusa?

Cuando entramos en contacto con esta especie, sus tentáculos introducen tóxicos en nuestro organismo. Pero no lo hace como una serpiente o una avispa. No ‘pica’, como creemos, sino que el simple roce hace que nos inocule su veneno.

Su toxicidad varía según la especie. Las que habitan nuestras costas suelen producirnos quemazón, sarpullidos, enrojecimiento, hinchazón en la zona afectada y dolores pasajeros que no suelen ir a más, aunque hay que estar atentos a posibles alergias. Y es que un shock anafiláctico puede poner en peligro nuestras vidas.

En otras latitudes su ataque no es tan suave. Mortales en cuestión de minutos, por ejemplo, son las defensas de la medusa ‘Avispa de Mar’, pero esta, afortunadamente, suele frecuentar los mares de la lejana Australia. En Filipinas, por poner otro caso, se calcula que 40 personas al año mueren por esta causa y otros 19 millones de personas reciben tratamiento. Cifras para tener respeto a su incidencia y al daño que nos puede provocar.

¿Cómo actuar ante una picadura de medusa?

Teniendo en cuenta, como hemos dicho antes, que hay muchos tipos de estos pequeños animales marinos y que cada uno tiene su grado de peligrosidad, si al ir mojando tus pies en la orilla y adentrándote en el mar te encuentras a un grupo de medusas, el primer consejo es que huyas de ellas. El ataque de una sola puede ser fastidioso, pero el de muchas puede llegar a ser un problema para tu salud. Si aun así, no has podido evitar el contacto, desde PB Clinical te recomendamos esto:

-Elimina cualquier resto que pueda quedar de la medusa en el área afectada, si puede ser con unas pinzas.

-Límpiala con una gasa húmeda, pero nunca impregnada de agua dulce ya que podríamos ‘romper’ las células urticantes multiplicando su efecto. Si no tienes nada mejor a mano, el agua salada es una buena solución, aunque lo efectivo es un suero fisiológico. Nada de orina o vinagre, aunque se diga por Internet lo contrario.

-Aplica frío sobre la herida durante 5 minutos para bajar la hinchazón, cubriendo unos cuantos cubos de hielo con un paño limpio.

-Mantén la herida aislada del agua y el sol durante dos o tres días.

-Tómate un analgésico (para el dolor). Desecha tomar antihistamínicos si no es bajo atención médica.

-En caso de que el dolor o la hinchazón persistan, acude a nuestra clínica de alergología en Barcelona y solucionaremos tu problema.

Ahora que ya sabes cómo actuar ante una picadura de medusa, no te cortes y date un bien merecido chapuzón sin preocuparte por nada, porque siguiendo estas instrucciones podrás seguir disfrutando de tus vacaciones a pesar de las medusas…