Alergias respiratorias por aire condicionado Alergólogo en Barcelona PB Clinical

Alergias respiratorias por aire acondicionado: nuestro alergólogo en Barcelona te dice cómo prevenirlas

Ahora que va llegando el calor, nuestro alergólogo en Barcelona nos advierte de que las alergias respiratorias pueden verse agravadas por el uso habitual de aires acondicionados. Ya sea en casa o en el trabajo, solemos encenderlos recurrentemente para mitigar las altas temperaturas pero lo cierto es que pueden ser una fuente de riesgo, especialmente si padecemos rinitis, asma o alvelolitis alérgica.

La proliferación de humedad en los filtros del aire acondicionado es la que favorece la aparición de hongos, esporas y bacterias que, cuando activamos el aparato, salen al exterior hasta penetrar en nuestros pulmones cuando respiramos. Si a esto le sumamos que estamos en un espacio cerrado, se multiplican las posibilidades de empeorar o de contraer alergias respiratorias por la exposición a estos patógenos. Pero, ¿cuáles son los síntomas de este tipo de dolencias? Nuestro alergólogo en Barcelona nos lo explica.

La más habitual es la irritación de las mucosas, que genera dolor o malestar en la garganta, así como escozor de ojos y estornudos. Son los mismos síntomas que aparecen con la rinitis o conjuntivitis. Otras señales de alerta, según nos indican en nuestra clínica de alergología en Barcelona, son el cansancio, el malestar general y una sensación de fiebre que va aumentando con el paso de los días e incluso las semanas. Si esto ocurre, puede que suframos alveolitis alérgica. En cambio, si sentimos una opresión en el pecho acompañada de silbidos, ahogos, fatiga y tos seca, estaremos ante un cuadro típico de asma.

Si padecemos algunos de estos síntomas, debemos acudir cuanto antes a nuestro alergólogo en Barcelona para que realice las pertinentes pruebas y pueda iniciar un tratamiento adecuado a cada caso. Sin embargo, la primera recomendación es intentar prevenir la aparición de estas dolencias siguiendo unos sencillos consejos:

  • Cambiar los filtros y ductos del aire acondicionado cada año: y eliminar, en consecuencia, el moho y los hongos que se van acumulando en ellos por la humedad. Cuando encendemos el aire se expanden y se introducen en nuestro organismo al inhalarlos, por lo que colocar filtros y ductos nuevos, por ejemplo al empezar el verano, se vuelve indispensable.
  • Utilizar filtros hepa: ya que vamos a cambiarlos, una opción ideal es usar los filtros tipo hepa, que atrapan hasta el 99% de las partículas que provocan alergias respiratorias, como el humo del tabaco, el polen, las esporas e incluso algunas bacterias.
  • Mantener las ventanas cerradas: para prevenir que partículas como polen, pelo de animales u otros alérgenos penetren desde la calle a la habitación. El flujo de aire acondicionado ayuda a dispersarlos y mantenerlos flotando, con el consiguiente riesgo para nuestras alergias respiratorias. Esto es aplicable tanto si estamos en casa, como en la oficina o en el coche. En este último caso, debemos también evitar fumar o llevar mascotas dentro del automóvil.
  •  No usar alfombras: los tejidos de estos elementos decorativos albergan gran cantidad de alérgenos, por lo que debemos retirar las alfombras, por lo menos el tiempo que vayamos a utilizar el aire acondicionado.

Como puedes ver, para mantener a raya las alergias del aparato respiratorio es muy importante que garanticemos la máxima higiene en nuestro entorno, limpiando diariamente el suelo y los muebles para procurar que no se acumule polvo y suciedad. Si sigues todas estas recomendaciones, nuestra clínica de alergología en Barcelona te asegura que prevendrás con mayor efectividad la aparición de alergias respiratorias y, si ya tienes una, atenuarás los síntomas. Aún así, no olvides acudir a nuestro alergólogo en Barcelona para que pueda hacer un seguimiento de tu caso y ayudarte a sobrellevar las molestias del día a día.