Alergia al ibuprofeno, algunas cuestiones

Las reacciones adversas por alergias a los medicamentos se presentan a cualquier edad. Se estima que el 15-25% de los pacientes tienen alergia al ibuprofeno, presentado una reacción contraria al medicamento cuando acuden a la consulta de alergología.

Antiguamente, se sospechaba que los principales medicamentos que producía reacciones adversas eran las penicilinas. Sin embargo, en la actualidad las penicilinas han sido desplazadas por los antinflamatorios no esteroideos (AINE). Dentro de los cuales se encuentran la aspirina (ácido acetil salicílico), ibuprofeno, diclofenaco, metamizol, naproxeno y dexketoprofeno. El paracetamol comparte propiedades contra la fiebre y el dolor pero técnicamente no es un AINE.

Cada vez es más frecuente la automedicación por pequeñas dolencias como dolores de cabeza, espalda, etc. Probablemente, el aumento del uso de estos medicamentos justifique un aumento de la prevalencia de alergia al ibuprofeno.

He tomado ibuprofeno toda la vida, ¿cómo es que ahora tengo alergia?

Las reacciones alérgicas habitualmente se presentan en dos fases. Durante la primera fase, el cuerpo debe estar en contacto con el alérgeno (el medicamento del que sospechamos), como el ibuprofeno. Por motivos aún desconocidos, se produce un rechazo inmunológico y el cuerpo crea defensas o anticuerpos contra estas sustancias. En una segunda fase, que puede ser en días, meses o años, el cuerpo vuelve a estar en contacto y estos anticuerpos se activan produciendo síntomas de alergia al medicamento.

La alergia al ibuprofeno se manifiesta de forma diferente dependiendo de cada paciente con síntomas en la piel como picor, ronchas o urticaria, hinchazón de labios, párpados y manos. También puede experimentar síntomas más intensos como náuseas, vómitos, estornudos, aumento de la producción de moco en la nariz, tos y dificultad respiratoria. En casos muy graves puede incluso llevar a una pérdida de consciencia.

En la mayoría de ocasiones, las reacciones adversas por medicamentos son bastante claras. Sin embargo, existen situaciones más difíciles de determinar, como es el caso de personas que además del medicamento sospechoso  toman simultáneamente otros medicamentos como el tratamiento para hipertensión arterial, colesterol, etc.

En nuestra clínica de alergología en Barcelona contamos con profesionales especialistas en el estudio de reacciones adversas por medicamentos.